Teorías de andar por casa

Toda la vida he tenido una pésima memoria, algo que lamento enormemente, ya que con lo curiosa que soy me habría podido convertir en un buen disco duro al que acudir cada vez que me surgiera una duda.

Para colmo con los años esto va en decadencia. Sudokus, crucigramas, lectura en español y alemán, escritura… en fin, hago lo que puedo y le echo arrobas de humor, pero no sé yo…

Dándole vueltas al tema se me ocurrió recientemente un invento casero para darle aún más vidilla a las cuatro neuronas que me quedan.

Me he propuesto dejar las manos quietas mientras hablo para obligar al cerebro a hacer todo el trabajo de encontrar las palabras adecuadas.

Quizás de ese modo obligo a mi cerebro a trabajar algo más, sin el comodín de las manos, ese hábito tan nuestro de gesticular.

¿Que estoy como una cabra?

Da igual. Voy a probar.

Sólo hace falta que me acuerde de ponerlo en práctica.

IMG_2479

 

9 junio 217

Rosa

Éste color si que me resulta conflictivo, jaja.

En mi adolescencia aborrecí a muerte el color rosa. Era el color de lo cursi por excelencia. Tanto, que desde entonces todo lo que me huele a cursi hace que me salten las alarmas.

Por suerte me he “desradicalizado” un poco y hasta alguna vez (sólo alguna) me visto con algo de color rosa. Creo que lo mío con lo cursi ha derivado en algo enfermizo. Y no vayáis a pensar que soy una especie de troglodita que sale de casa con los pelos revueltos, nono… yo siempre salgo de casa al menos un poco pintada y vestida dentro de lo que los demás verían como normal (al menos eso espero).

Lo que me cuesta digerir es la “monería y el postureo”. Y quien abusaba del color rosa solía entrar en ese colectivo cuando yo era jovencita. Ya veis que me dejó poso…

Pero vamos al color. ¡Pero si es bonito y alegre! Salvo el pastelón, tan soso él.  El rosa es alegre, es otro de los colores preferidos por las flores que tanto nos recrean la vista en campos y jardines.

Se dice de él que representa el amor, la amistad, lo femenino, la positividad y a lo infantil. ¡Y no parece tener ninguna connotación negativa!

Si hasta el único dicho que recuerdo con respecto a ese color es el de “ver la vida de color de rosa”.

Creo que hoy no será difícil adivinar qué fotos van a servirme como ejemplo🙂

 

 

 

IMG_3247_Fotor4

GRIS

Uuuuy… este color si que es peliagudo.

Aburrido, feo, soso. Me parece poco apetecible. Lo gris simboliza la falta de color.

En realidad siento que es el color que mejor representa  lo que se dice de él. Melancolía, duda, falta de energía, falta de empatía, carencia de sentimientos. Como positivo se le achaca la disciplina y la constancia.

Lo encontramos en el cemento, asfalto, las nubes amenazantes, las sombras… La Naturaleza también lo incluye. Tenemos elefantes, rinocerontes, aves, gatos, conejos, koalas, perros, caballos, cocodrilos, ratones ¡unos cuantos! ¿Será por aquello de pasar más desapercibidos?

Tenemos además  los poco apetecibles días grises, aquellos faltos de luz y nublados. Ese gris que parece que se tragara el resto de los colores y a los humanos se nos resiente el humor.

También vinculado a la salud. La piel cenicienta es síntoma de estar enfermo. Se asocia con la vejez, por aquello de que el pelo se torna gris con los años.

Lo gris también se aplica a personas, aquellas que son serias, cascarrabias y antipáticas.

Naaada, todo esto habría que erradicarlo. Hay que ponerle color a todo como sea.

¿Frases o dichos?

Sólo recuerdo la de “eres un cenizo”, referido a aquel o aquella que siembra mala suerte por donde pasa.

Siempre me ha resultado graciosa esa expresión.

Si, ¿Qué pasa? De algo hay que reírse, no todo va a ser gris.

Bueno, si, que todavía me queda poner unas fotos, je.

 

 

 

 

 

IMG_1287

Naranja

Mmmm… suena refrescante el naranja. Muy refrescante, alegre y cálido a la vez. El color naranja me gusta mucho, mucho.

Flores, frutos, puestas de sol  y el magnífico otoño están llenos de este color.

¿Qué se dice del color naranja?

Se le relaciona con la creatividad, la alegría, el estímulo, la felicidad, el entusiasmo y la fortaleza. En salud favorece la inmunidad, pero también se dice que aumenta la ansiedad. Parece que también está asociado a la alimentación sana y el estímulo del apetito, por ello se emplea con frecuencia para promocionar alimentos.

¿Frases o refranes con el color naranja?

Pues aquí tampoco tengo ninguna, salvo el  clásico “es mi media naranja” referido a la pareja cuando se complementa bien.

¿Alguna otra aportación?

Pasaremos pues directamente a la ración de fotos.

QUIERO AGUA...

Azul

Vaya, pues es el azul un color que pese a ser el del cielo, mares y lagos, no está entre mis preferidos.

Claro que el efecto imán de un hermoso cielo azul salpicado de algodonosas nubes o el del inmenso océano ante nosotros, es asunto aparte. Ahí si que me rindo.

Tiene gracia. Pocos animales tienen color azul. Aves, peces y reptiles son los que quizá puedan presumir más de este color.

Y qué decir de la comida… ¡no se me ocurre nada excepto los arándanos!

¿Y frases o expresiones con el azul? Ni una se me ocurre, ay.

Y acerca de su significado se dice que representa la inteligencia, la lealtad, la verdad, la sabiduría, la fe. Disipa temores y tranquiliza la mente. También está asociado a la depresión, aflicción y pesadumbre.

Parece también que es el color preferido por los hombres.

Me acabo de acordar de algo:

El blues.

Precisamente ese género musical que tanto me gusta, está ligado a lo que aquí se asocia con aflicción. Blues significa melancolía y tristeza. Además amores perdidos y tiempos difíciles suelen ser una constante en las letras del blues.

Ahí va mi ración de azules:

 

 

CALÉNDULA AMARILLA

Amarillo

¡Hola!

Retomo el apartado de los colores, que ya se han pasado dos semanas desde el blanco.

Y hoy toca el amarillo.

El amarillo pese a su mala fama, que si la envidia, que si trae mala suerte… es otro color que está entre mis preferidos. Simplemente lo encuentro alegre. ¿Para qué buscarle significados?  Cuando algo gusta, basta con disfrutarlo. Los colores ni son malos para la salud, ni cuestan dinero, ni crean adicción… Al contrario, a mi me aportan alegría.

Creo que el primer amarillo que coloreamos de pequeños es el del sol. ¿Quién no ha pintado alguna vez un sol amarillo?

Calpe

Es uno de los colores más presentes sobre todo en la Naturaleza. El sol, los limones, los plátanos, los pollitos, la yema del huevo, las hojas de otoño, manzanas, peras, pimientos, el maíz, los Simpson…  y millones de flores.

Uno de los amarillos que más me gusta es el de los tulipanes.

TULIPS AMARILLOS

¿Y con respecto a los significados que se le atribuyen?

Algunos dicen que es el color de los celos, la traición y la envidia. También en el teatro este color es evitado en los espectáculos por ser augurio de mala suerte.

El amarillo en exceso puede llegar a cansar la vista y al parecer a los bebés les pone un poco nerviosos.

Y el resto todo parecen bondades. 

Al asociarse al sol, representa la alegría, la energía, inteligencia y felicidad. Está relacionado con el calor, con la estimulación mental, el optimismo y la juventud.

¿Y expresiones que incluyan al amarillo?

Pues sólo se me ocurre un refrán:

“Más vale ponerse una vez colorado que ciento amarillo”

En fin, que muchas veces es mejor pasar el apuro de dar tu opinión, que no ponerte amarillo de rabia por ahorrarte un momento tenso. Hablando se entiende la gente ¿no?

Bueno, no siempre. Y eso, pese a mi optimismo, creo que no tiene fácil arreglo. Grrr… Pero eso ya es otra historia.

 

 

 

IMG_5626

Blanco

Dispuesta a colorear el verano y como me propuse en la anterior entrada, voy a marear un poco con los colores. Comenzaré con el blanco, que aunque no estaba en el bote de pinturas, lo considero un color apetecible, resplandeciente, estimulante y lleno de vitalidad. Mi blanco favorito blanco es el de las nubes, el de los copos de nieve en su suave caer y el de las montañas nevadas.

Eiger

IMG_9572

Y aunque no soy muy amiga de etiquetas y simbología, aprovecharé para hacer una pequeña recopilación de lo que se proclama acerca de los significados de los colores.

¿Qué se dice sobre el color blanco?

Se dice que simboliza bondad, pureza, inocencia, luz, optimismo. Es considerado el color de la perfección, la limpieza y frescura. Un ejemplo claro lo vemos en la publicidad relacionada con la limpieza. El blanco es el color más utilizado.

Y como efecto psíquico, se dice que purifica la mente.

Ah, se me ocurre algo más. El blanco aplicado a frases hechas.

Dar en el blanco.

Quedarse en blanco.

Estar sin blanca.

Mmm… ¿a alguien se le ocurre algo más?

Bueno, y  ya que hace calor, vamos a tomarnos una refrescante ración de blancos.

 

 

 

 

LAPICEROS DE COLORES

COLOR Y CALOR

¿Qué color tiene el calor?

Para muchos es sinónimo de color. Se acabaron los días grises, fríos y lluviosos. Llega la ropa ligera y colorida, las terracitas, las cervezas, las vacaciones, la playa…

Pues yo ya me he echado a temblar.

¿Dónde está el color? ¿Será el del bronceado?

¿Dónde están mis energías? ¿Mis ganas de comer?

Ya, ya sé que soy pesada con el tema, pero es que de un plumazo desapareció el verde de los campos, las flores que quedan no durarán ni medio asalto, el cielo deja de ser azul para tornarse blanquecino y las cuatro de la tarde son una pesadilla capaz hasta de quitarle a uno las ganas de abandonar el aire acondicionado de la oficina para volver a casa.

Siento el calor ruidoso, agotador, sucio y descolorido.

Las ventanas abiertas dejan paso al ruido y suciedad ambiental de la ciudad. Me hace añorar la lluvia que todo lo lava y lo refresca. La lluvia que le devuelve a todo su color.

Y no favorece nada. No se descansa por las noches y la primera visión frente al espejo por las mañanas es la de dos ojos hinchados mirándome y una duda inquietante:  ¿en qué momento centrifugó la lavadora conmigo dentro?

Este verano voy a poner todo de mi parte para protestar lo menos posible. Jamás saldré de casa sin mi abanico. Me pondré lo que me parezca más cómodo y fresquito dejando complejos a un lado. Voy a intentar convertir en arco iris los momentos agobiantes.

Trataré de imaginar que el sudor le proporciona un brillo especial a mi piel, que el pelo pegado a la cabeza me da un aire salvaje, los ojos hinchados más profundidad a mi mirada… este verano me voy a sentir irresistible.

Decidido. Como no se me ocurre nada mejor para sobrellevarlo, este verano voy a abusar del color.

La próxima entrada la comenzaré con el blanco.

Ya estoy preparada.

LAPICEROS DE COLORES

 

IMG_3294

EL CHIATARREROOO…

La publicidad de hoy me tiene del revés. Ni me llega ni la entiendo. Es más, me pone de los nervios. En cuanto llegan los anuncios me saltan las alarmas.

La primera alarma que se me enciende es la del instinto de ir a quitarle el volumen a la radio o cambiar el canal de la tele.

La segunda, si es que no he llevado a cabo el primer paso, es la de poner cara de oreja para intentar pillar alguna palabra inteligible. ¿De verdad puede calar hondo toda esa ristra de palabras pronunciadas a velocidad vertiginosa e imágenes disparatadas circulando ante mis ojos? Queriéndome decir ¿qué? No entiendo la mitad. No, en realidad no entiendo nada. Especial grima me dan esos anuncios de perfumes con ese “sugerente” acento francés, o esos otros donde nos gritan como si estuviéramos rematadamente sordos. Normalmente ni me entero de qué quieren venderme. Me pongo en modo “off” sin darme cuenta.

Vamos, que conmigo no hacen negocio. Me quedo con los que alguna vez me hacen soltar una carcajada, pero más allá de ahí, me siento de otro planeta.

Vale, puede que ya no tenga la edad para integrarme al cien por cien en ese mundillo. Pero eso me hace enormemente feliz. Es una gozosa sensación y ni tan siquiera me planteo si por ello he dejado de ser joven. Es que sigo siendo joven, pero me siento definitivamente mucho menos manipulable.

Ya desde pequeña, cuando aún los anuncios eran simplones y de mucha menor duración, mi padre se levantaba expresamente del sofá a bajar el sonido de la tele. Se entiende que entonces no había mando de la tele, claro. Pero aún así, se levantaba. El caso es que en aquella época los anuncios era de lo que más me gustaba… tiene gracia.

Pero con el paso de los años y mi creciente fobia hacia el consumo desmedido, la manipulación de la que somos víctimas, el afán por proteger a mis hijos y luchar por que no les lavaran el cerebro y tuvieran opinión propia, me convertí en una aborrece-publicidad. Claro, que para rematar, hoy en día yo misma la ejerzo por echarles una mano para salir adelante en el mundo laboral. ¡Argh, esto es de locos!

De cualquier modo hay un enorme colectivo que ejerce el absurdo llevado a los límites, muecas, grititos, morritos, gestos, rostros irreales consecuencia de cirugías, tontuna, mucha tontuna, que diría mi cuñada. Ahora lo llaman postureo.

¿Qué fue de la naturalidad?

Se lleva lo anti-natural. Que sí, que hacer el ganso es divertido, que todos lo ejercemos o hemos ejercido con mayor o menor frecuencia, pero esto ya es de ser un poco imbécil. Que ya no sabemos ser felices con la simple contemplación de un magnífico paisaje si no hemos compartido in situ de inmediato una instantánea de lo que estamos haciendo.

Y la publicidad lo fomenta. Fomenta la imbecilidad.

Pasaba esta mañana despertando al vecindario la furgoneta del tapicero… ¡SEÑORA, EL TAPICERO, HA LLEGADO EL TAPICERO!

Y me acordé del afilador, que con la ventaja de las buenas predicciones meteorológicas de ahora, ya sabe cuándo va a llover y viene el día antes para no romper la tradición de que siempre llueve cuando pasa el afilador.

Y me acordé del chatarrero, que cuando pasa por nuestra calle con su clásica cantinela CHIIATARREROOOO… lo hace a tal velocidad que siempre me pregunto si el día que tenga algo para tirar llegaré a tiempo para darle el alto al camioneto.

Y en verano el melonero… MELONE, MELONE, MELONE, EL MELOOOOOOOÓN…

Y me parto de la risa.

Y claro, así ha pasado, que el desayuno me ha dado para el runrún de las dos caras de la publicidad y unas risas.

IMG_3294